¿Cómo buscar un préstamo para demandas?

Si ha presentado una demanda por lesiones personales y necesita dinero en efectivo, podría estar considerando un préstamo para demandas (también llamado financiamiento para demandas, financiamiento para acuerdos y adelantos de efectivo para demandas). En Estados Unidos, las compañías que financian las demandas hacen mucha publicidad de los préstamos para demandas. Pero no se precipite con la primera compañía que encuentre. Los préstamos para demandas son muy costosos; asegúrese de entender los costos, decida si realmente necesita uno y luego busque el préstamo para demandas con los mejores términos.

¿Qué es un préstamo para demandas?

Con un préstamo para demandas, usted pide prestado dinero contra la sentencia o el acuerdo que espera obtener de una demanda. Estos préstamos son particularmente populares entre los demandantes de lesiones personales que pierden ingresos o incurren en grandes gastos médicos debido a una lesión. Los demandantes a menudo buscan un préstamo para cubrir sus gastos de vivienda, pagos de la hipoteca, préstamos para automóviles o facturas médicas.

Considere otras opciones menos costosas.

Los préstamos para demandas son caros. Cuando usted paga al prestamista con el producto de su acuerdo o juicio, usted devolverá el capital que pidió prestado más un cargo por financiamiento o pago de intereses que puede ser el doble o el triple de lo que pidió prestado al prestamista. No se le exigirá que pague más de lo que espera recibir en su fallo.

Los costos del préstamo dependen de la duración de su caso.

No es inusual que los casos de lesiones personales tomen meses o incluso años para llegar a un acuerdo o ir a juicio. Las tasas de interés de los préstamos por demandas se encuentran entre el 27% y el 60% anual, tasas que son comparables a las de los préstamos de día de pago. Por un préstamo de $25,000 dólares, el interés puede costarle $12,500 o más en sólo un año. Debido a que el interés es generalmente compuesto mensualmente, si el caso toma dos años para resolverse, usted pagará la friolera de $32,000 solo en intereses, más los $25,000 que pidió prestados inicialmente.

Otras opciones para obtener fondos durante su demanda.

Usted se ahorrará un dinero considerable a largo plazo si puede evitar tomar un préstamo de demanda en primer lugar. Antes de considerar recurrir a estos, considere otros recursos como los ingresos del seguro, los pagos por discapacidad o incluso la ayuda de amigos y familiares. Podría valer la pena acercarse a su cooperativa de crédito o al banco de su vecindario para obtener un préstamo a plazos. Tenga cuidado antes de pedir prestado contra el capital de su casa o su cuenta 401(k); estos deberían ser su último recurso.

¿Califica usted para un préstamo para demandas?

Debido a que la compañía de préstamos está tomando un riesgo sustancial (no se le devolverá el dinero si pierde el caso o llega a un acuerdo por menos de lo esperado) sólo prestará si tiene la confianza de que usted ganará el caso o llegará a un acuerdo por una cantidad considerable.

Cuando usted solicita un préstamo para una demanda, el prestamista se pondrá en contacto con su abogado para reunir toda la información posible y evaluar su caso. Este proceso podría tomar semanas y requerirá la cooperación de su abogado. Es probable que tenga que hacer un seguimiento con el prestamista y su abogado para asegurarse de que el prestamista reciba la documentación necesaria para tomar una decisión.

¿Cómo encontrar un prestamista de confianza?

Si usted esta demandando por lesiones personales, es probable que haya recibido ofertas de préstamos por correo y haya visto numerosos comerciales en la televisión y en el Internet. Encontrar una compañía de buena reputación puede ser difícil. Así es como usted puede empezar.

Su abogado. Su primer recurso debe ser su abogado. Sin duda, él o ella tendrá opiniones sobre a qué prestamistas dirigirse y a cuáles evitar. Su abogado también puede ayudarle a negociar los mejores términos.

ALFA. Otro recurso puede ser la principal asociación comercial de financiación de demandas, la Asociación Americana de Finanzas Legales (ALFA). ALFA publica una lista de las mejores prácticas con las que sus miembros se comprometen a cumplir, cubriendo temas como los montos de los préstamos, los requisitos de divulgación, los conflictos de intereses y la publicidad falsa. No obstante, tenga en cuenta que la misión principal de una asociación comercial es promover los intereses de sus compañías miembros, no sus intereses.

Busque los mejores términos de préstamo para demandas.

Una vez que haya recibido varias recomendaciones, póngase en contacto con cada compañía de financiamiento de litigios y haga lo siguiente:

  • Compare las tasas de interés (o lo que los prestamistas llaman “cargos por financiamiento”). Debido a que las tasas son generalmente altas, esta información puede ser difícil de encontrar en los sitios web. La compañía también puede ser reacia a citar una tasa hasta que haya evaluado su caso.
  • Pregunte acerca de las tasas de solicitud. Algunas compañías cobran sólo por considerar su caso mientras que otras lo evaluarán de forma gratuita.
  • Pregunte con qué frecuencia se agrava el interés. Muchas compañías capitalizan mensualmente, otras capitalizan más a menudo. Debido a que la capitalización significa que usted está pagando interés sobre el interés, mientras más a menudo el interés se capitalice, más pagará al final del caso.
  • Confirme que no se le exigirá que pague al prestamista más que la cantidad de su adjudicación o liquidación, y que no pagará nada si pierde su caso.
  • Recuerde que solicitar el préstamo o pedir información no le obliga a firmar ningún documento ni a hacer ningún compromiso con el prestamista. Si el prestamista se demora, parece reacio a responder a sus preguntas o a revelar los términos del préstamo, es hora de buscar otro prestamista.

Falta de regulación en la industria de préstamos de demandas.

Sobre todo, tenga en cuenta lo siguiente: en su mayor parte, las agencias estatales y federales no regulan a las compañías de financiamiento de litigios de la misma manera en que regulan a los bancos, las cooperativas de crédito e incluso las compañías de financiamiento pequeñas. Hay pocas restricciones sobre cuánto pueden cobrar por sus servicios y pocos requisitos en cuanto a la forma en que se revelan las tasas de interés y otros términos.

Deja un comentario