Cómo la bancarrota puede ayudar con una ejecución hipotecaria

Si está enfrentando una ejecución hipotecaria, la bancarrota podría ayudarle. En muchos casos, la presentación de una bancarrota bajo el Capítulo 7 puede retrasar la ejecución hipotecaria en cuestión de meses, o, si quiere salvar su casa, la presentación de la bancarrota bajo el Capítulo 13 podría ser su mejor opción.

¿Qué es la ejecución de una hipoteca?

Generalmente, una ejecución hipotecaria comienza después de que el propietario se atrasa en los pagos de su hipoteca. El acreedor tiene que seguir el proceso descrito en la ley estatal antes de vender la casa en una subasta. Éste aplica los ingresos de la venta al saldo de la hipoteca. El hecho de que el acreedor pueda cobrar el saldo restante del prestatario, llamado deficiencia, dependerá nuevamente de las leyes del estado. El proceso implica numerosos pasos, incluyendo la notificación al propietario de la vivienda.

Afortunadamente, el proceso de bancarrota no ocurrirá de la noche a la mañana. Por lo general, un acreedor no comenzará el proceso de ejecución hipotecaria hasta que usted no haya realizado varios pagos, a menudo tres o cuatro. Eso le da tiempo para probar algunas medidas alternas, tales como la indulgencia por incumplimiento de pago, una venta corta o una transferencia por acto notarial en lugar de la ejecución hipotecaria.

Pero, si ya ha intentado y fracasado con estas medidas, tiene sentido considerar si tal vez la bancarrota podría ayudarle a evitar la ejecución hipotecaria o, al menos, a ganar un poco de tiempo. A continuación, le presentamos algunas formas en las que la presentación de la bancarrota puede ayudarlo.

La suspensión automática: retrasando la ejecución hipotecaria.

Cuando usted presenta una bancarrota bajo el Capítulo 13 o el Capítulo 7, el tribunal automáticamente emite una orden (llamada orden de alivio) que incluye un aspecto maravilloso llamado «suspensión automática». La suspensión automática indica a sus acreedores que cesen sus actividades de cobranza inmediatamente.

Si su acreedor había programado la venta de su casa para una ejecución hipotecaria y usted se declara en bancarrota bajo el Capítulo 7, la venta será legalmente pospuesta mientras la bancarrota está pendiente, normalmente de tres a cuatro meses. Sin embargo, el acreedor puede pedirle permiso al tribunal competente en la materia para proceder con la venta presentando una «moción para levantar la suspensión automática». Si tiene éxito, no obtendrá los tres o cuatro meses completos.

Aún así, toma tiempo para que se presente y se escuche la moción, por lo que la quiebra típicamente pospondrá la venta por lo menos dos meses, o incluso más si el prestamista se demora en perseguir su moción.

¿Cómo puede ayudar la bancarrota del Capítulo 13?

Muchas personas quieren permanecer en su casa y harán lo que puedan para quedarse en ella en un futuro indefinido. Si eso describe su situación, y está atrasado en los pagos de su hipoteca sin una forma factible de ponerse al día antes de la ejecución hipotecaria, la única forma de mantener su casa es presentando una bancarrota del Capítulo 13.

¿Cómo funciona el Capítulo 13? El Capítulo 13 de la bancarrota le permite pagar el «atraso» (pagos atrasados sin pagar) durante la duración del plan de pago del Capítulo 13 que usted propone, cinco años en la mayoría de los casos. Sin embargo, además de pagar el atraso, necesitará un ingreso suficiente para cumplir con el pago de su hipoteca actual. Suponiendo que haga todos los pagos requeridos hasta el final del plan de pago, evitará la ejecución hipotecaria y conservará su casa.

Pagos de su 2° o 3° hipoteca. La bancarrota bajo el Capítulo 13 también podría ayudarle a eliminar los pagos de su segunda o tercera hipoteca. Así es como funciona. Si su primera hipoteca está garantizada por el valor total de su vivienda (lo cual es posible si el valor de la vivienda ha disminuido), es posible que ya no tenga ningún capital con el que garantizar las hipotecas posteriores. Esto permite al tribunal del Capítulo 13 «despojar» a la segunda y tercera hipoteca y volver a clasificarlas como deuda no garantizada. Bajo el Capítulo 13 de la bancarrota, las deudas no garantizadas tienen la menor prioridad y a menudo no tienen que ser pagadas en absoluto. A medida que aumenta el capital de la vivienda, este enfoque se utilizará con menos frecuencia.

Patrimonio no exento. La gran recesión golpeó duramente al sector de la vivienda, y fue inusual que un declarante de bancarrota tuviera mucho, si es que tenía algo, de capital en una casa. Desde entonces, el valor de las casas ha seguido subiendo. Ahora, el declarante debe considerar cuidadosamente la capacidad de proteger completamente el valor líquido con la exención de la propiedad inmobiliaria permitida por el estado del declarante. Si la exención de la propiedad no es suficiente, para conservar la casa el declarante tendrá que pagar también el valor de la propiedad no exenta en el plan de pago.

Deja un comentario