¿Cuánto cuesta contratar el servicio de un abogado penalista?

A la hora de investigar cuánto puede costar contratar un abogado penalista (criminal defense attorney) en Estados Unidos, existen una variedad de factores a considerar.

De acuerdo a una encuesta realizada por la revista Consumer Reports, la tarifa promedio que los abogados penalistas cobran por un proceso criminal es de $1,500 USD. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el «promedio» hace referencia a que en algunos casos la tarifa incluso podría llegar a ser mucho mayor.

¿Cuáles son los parámetros para establecer esta tarifa?

A continuación, una breve descripción de los tres factores principales a tener en cuenta:

  1. La experiencia del abogado.

Usualmente la tarifa que un abogado cobra por un caso está directamente vinculada a la experiencia que él pueda tener en el área. Por regla general se puede establecer que, a mayor experiencia, mayor costo. Sin embargo, vale la pena considerar que, si bien la tarifa pueda ser mayor debido a su experiencia, esto también implica que hay mayores probabilidades de que el abogado pueda llegar a resolver el caso en menor tiempo que aquellos que cobren menos debido a su menor grado de experiencia.

  1. La complejidad del caso.

La mayoría de los abogados cobran más por atender casos que involucran delitos graves que por aquellos que involucren delitos menores. Esto debido a que los delitos graves conllevan sentencias más onerosas (hay más en juego) además de constantes visitas a la corte. En pocas palabras, los casos más graves, necesitan de abogados mejor preparados.

  1. Ubicación geográfica.

Los honorarios de los abogados usualmente están directamente relacionados con el costo de vida y el promedio de la tarifa que otros abogados cobren en la ciudad en la que se encuentra ubicados.

¿Cómo se puede establecer el pago de estos honorarios?

Si bien no existe una tabla específica para el pago de los honorarios del abogado penalista, es costumbre que este pago pueda ser pactado bien sea por hora facturada o por caso. Ambas modalidades presentan ventajas y desventajas que dependerán del caso en concreto, pero que en términos generales se describen a continuación:

Ventajas

  • Cuando se pacta una facturación por hora usted se verá beneficiado si el caso es resuelto rápidamente.
  • En aquellos casos en los que se puedan presentar complicaciones que alarguen el proceso, la tarifa por caso genera seguridad al cliente, pues no tendrá que hacer un gasto no planeado. Esto incluye la garantía de el costo total del caso, independientemente del tiempo que este tarde en resolverse, estará cubierto desde le principio.

Desventajas

  • En la tarifa por hora el abogado podría llegara ver un incentivo en el tomarse más tiempo para resolver un caso. Adicionalmente, si se llegasen a presentar complicaciones en el caso, éste podría resultar excesivamente oneroso.
  • En los casos en los que se puedan llegar a resolver de forma sencilla o rápidamente, cuando se establece una tarifa por caso el cliente puede llegar a sentir que ha pagado de más o que el abogado no dedicó el número de horas que se presupuestaban para resolverlo. Además, si un caso se resuelve rápidamente, esto no significa que el cliente tenga derecho a un reembolso parcial del valor inicialmente pagado.

Por otro lado, en ciertas situaciones la tarifa por caso incluye únicamente la fase previa al juicio, por lo tanto, si se requiere ir a juicio, el abogado podrá cobrar una tarifa adicional a la inicialmente pactada. Sin embargo, la tarifa por hora o por caso no son las únicas formas de pactar el pago de honorarios de un abogado.  Adicional a éstas, el abogado penalista puede fijar un contrato específico denominado contrato retenedor.

El contrato retenedor.

Independientemente de que se fije una tarifa por hora o por caso, comúnmente los abogados penalistas prefieren que se pague una tarifa por adelantado. Este pago es fijado a través de un contrato retenedor, el cual consiste en el pago de un porcentaje ANTES de dar inicio a las labores. Por ejemplo, si se establece que cierto caso puede llevar alrededor de 100 horas, el abogado puede establecer a través de un contrato retenedor que el cliente deba pagar por anticipado el valor correspondiente a 25 horas.

La ventaja de este tipo de contratos es que implica que el abogado debe enviar informes periódicos al cliente acerca de las labores realizadas y el número de horas que ha dedicado al caso. Sin embargo, si el saldo se acerca a cero, el abogado podrá requerir un pago adicional a las 25 horas iniciales pagadas por anticipado.

Deja un comentario