Haga un fideicomiso en vida en California.

Aprenda lo que un fideicomiso en vida (living trust) puede hacer por usted en California. 

¿Qué es un fideicomiso en vida?

Un fideicomiso es un acuerdo a través del cual, una persona, llamada fiduciario, posee el título legal de propiedad de otra persona, llamada beneficiario. Usted puede ser el fiduciario de su propio fideicomiso en vida, manteniendo así el control total sobre las propiedades que formen parte del fideicomiso.

Un fideicomiso en vida, también llamado fideicomiso inter vivos, es simplemente un fideicomiso creado mientras se está vivo, a diferencia del que se crea después de su muerte bajo los términos de su testamento. Los beneficiarios que nombre en su fideicomiso en vida, recibirán la propiedad del fideicomiso cuando usted fallezca.

A diferencia de los fideicomisos revocables, los irrevocables no pueden ser modificados después de su firma. Los fideicomisos irrevocables pueden ser herramientas útiles para objetivos específicos, como reducir los impuestos, pero requieren renunciar a la propiedad y al control de los bienes del fideicomiso.

¿Necesito un fideicomiso en California?

La mayor ventaja de hacer un fideicomiso es ahorrarle a su familia el tiempo y el dinero de los procedimientos judiciales de sucesiones después de su muerte. ¿Pero, realmente necesita un fideicomiso?

California no utiliza el Código Uniforme de Sucesiones, que simplifica el proceso sucesorio, por lo que sería una buena idea crear un fideicomiso para evadir este complejo proceso.

Sin embargo, California tiene dos procedimientos que aceleran el proceso de sucesión para patrimonios más pequeños, es decir, dos procesos de sucesión simplificados. En California estos procedimientos pueden utilizarse para transferir:

  • Un patrimonio con un valor inferior a $150,000 dólares menos cualquier exclusión (como los activos que pasan al cónyuge), o
  • bienes raíces con un valor de menos de $50,000 dólares.

Si usted piensa que la propiedad de su patrimonio entra en alguna de estas categorías al fallecer, el proceso sucesorio puede ser sencillo y relativamente económico. Así, usted no tendría que preocuparse por elaborar un fideicomiso en vida .

Además, en California se pueden transferir bienes inmuebles con una escritura de «transferencia por fallecimiento». Por lo tanto, si está pensando en hacer un fideicomiso en vida principalmente para mantener su hogar fuera de una sucesión, considere usar una escritura de transferencia por fallecimiento.

¿Si elaboro un fideicomiso en vida sigo necesitando un testamento (en California)?

Si, usted necesitará un testamento. Un testamento le provee un plan de reserva en caso de que alguna propiedad no entre en el fideicomiso. Por ejemplo, si adquiere una nueva propiedad y no la agrega a su fideicomiso antes de que muera, esa propiedad no va a estar sujeta a los términos del fideicomiso. Puede usar un testamento para heredar a alguien esa propiedad, ya que esta no se ha heredado a una persona o entidad de confianza.

Si no tiene un testamento, cualquier propiedad que no es transferida a través de su fideicomiso u otro método (como la tenencia conjunta) irá a sus parientes más cercanos según lo determine la Ley Estatal de California.

¿Redactar un fideicomiso en vida puede reducir los impuestos patrimoniales en California?

Probablemente no. La mayoría de las personas no deben preocuparse por los impuestos patrimoniales debido a que los impuestos federales al patrimonio se aplican sólo a las propiedades con valores cercanos a los $12 millones de dólares. California no tiene impuestos estatales patrimoniales.

Explicado la anterior, si su patrimonio cumple con la condición del valor (que tenga un valor de 12 millones de dólares o más) usted podría usar un fideicomiso especial (como es el fideicomiso AB), para reducir o evitar impuestos patrimoniales.

¿Cómo hago un fideicomiso en vida en California?

  1. Elija si quiere hacer un fideicomiso individual o compartido.
  2. Decida qué propiedad incluirá en el fideicomiso.
  3. Elija un administrador del fideicomiso.
  4. Decida quiénes serán los beneficiarios del fideicomiso (quiénes obtendrán la propiedad del fideicomiso).
  5. Elabore el documento del fideicomiso. Puede buscar la ayuda de un abogado.
  6. Firme el documento ante un Notario Público.
  7. Cambie el título de cualquier propiedad del fideicomiso que tenga un título de propiedad, como su casa o su auto, para reflejar que ahora posee la propiedad como administrador del fideicomiso.

Deja un comentario