Leyes de Mordeduras de Perro de Texas

Ya sea que usted sea dueño de un perro en Texas o que esté pensando en presentar una demanda por lesiones por mordeduras de perro, trataremos de ayudarle a entender las normas del estado cuando se trata de la potencial responsabilidad civil y penal del dueño de un perro.

No hay estatuto de mordedura de perro en Texas.

A diferencia de muchos estados, Texas no tiene un estatuto que cubra específicamente la responsabilidad civil del dueño de un perro por los daños causados por la mordedura de su animal.

En su lugar, en 1974, la Suprema Corte de Texas dictaminó en el caso Marshall v. Ranne que el estado seguiría la regla establecida en la Sección 509 del Restatement of Torts. Esto significa que Texas es un estado de «negligencia» o de «regla de una mordida» para los casos de lesiones personales derivadas de mordeduras de perros.

En un típico reclamo por mordidas de perro en Texas, la persona lesionada debe demostrar que:

  • El dueño del perro sabía que el perro había actuado agresivamente o había mordido a alguien en el pasado, o
  • El dueño del perro negligentemente dejó de usar el cuidado razonable para controlar el perro o prevenir la mordedura, y como resultado, la persona herida fue mordida.

La regla de negligencia de Texas también se aplica a otros tipos de lesiones causadas por perros. Por ejemplo, si un perro grande salta sobre una persona, tirándola al suelo y causándole una lesión, la persona lesionada puede presentar una demanda por daños y perjuicios contra el dueño del perro. Una vez más, la persona lesionada tendrá que demostrar que el dueño del perro sabía que el perro era agresivo o que no tuvo el cuidado razonable para evitar que el perro hiciera daño a otros.

Responsabilidad estricta en los reclamos por mordeduras de perro en Texas.

Aunque la regla de «negligencia» de Texas se aplica a la mayoría de las mordeduras de perro, los tribunales de Texas aplicarán una regla de «responsabilidad estricta» en los casos en que se sepa con anticipación que el perro es «vicioso, peligroso o travieso» y las mordeduras sean resultado de dicha naturaleza conocida del perro. Un perro que ha mordido a una persona antes puede ser clasificado como peligroso, ya sea que la mordida haya causado o no un daño serio.

La «responsabilidad estricta» en este contexto significa que si su lesión fue causada por un «perro peligroso», la persona lesionada no tiene que demostrar que el dueño también falló en usar el cuidado razonable para restringir o controlar al animal. La persona lesionada podrá recuperar los daños simplemente demostrando que el perro era conocido como peligroso.

Responsabilidad ante un reclamo de mordida de perro en Texas.

En los casos de mordeduras de perro que causan lesiones graves, el dueño del perro puede enfrentarse a cargos criminales así como a responsabilidad civil. La sección 822.005 del Código de Salud y Seguridad de Texas establece que el dueño de un perro puede ser acusado de un delito grave, si:

  • El dueño «con negligencia criminal» no asegura al perro, y el perro ataque a alguien, sin provocación, en un lugar alejado de la propiedad real o personal del dueño, o
  • El dueño sabe que el perro es un «perro peligroso» y que el perro ataque a alguien, sin provocación, fuera de su propio recinto seguro, y
  • Cualquiera de estas situaciones causa lesiones físicas graves o la muerte.

Además de enfrentar cargos criminales en cualquiera de estas situaciones, el dueño del perro también puede enfrentar una demanda civil presentada por la persona lesionada (o una demanda de muerte por negligencia presentada por la familia de la persona fallecida).

Defensas para un reclamo de mordedura de perro en Texas.

El dueño de un perro en Texas típicamente tiene dos defensas a una demanda por mordedura de perro: falta de conocimiento y traspaso. (Un conjunto diferente de defensas puede aplicarse en un caso criminal de mordedura de perro).

Debido a que muchos reclamos por mordidas caninas en Texas requieren que la persona lesionada demuestre que el dueño sabía que el perro era agresivo, demostrar que el dueño no tenía conocimiento puede funcionar como una defensa a un reclamo por mordidas caninas. Un dueño puede no ser responsable por una mordida de perro si el dueño puede demostrar que no sabía que el perro probablemente mordería o actuaría agresivamente, y el dueño no estaba actuando negligentemente en el control del perro.

Si la persona lesionada estaba invadiendo ilegalmente la propiedad del dueño del perro cuando la mordedura ocurrió, el dueño puede argumentar que la persona que fue mordida tiene parte o toda la culpa de lo que sucedió.

Deja un comentario