¿Cuáles son las Lesiones más Comunes Causadas por un Accidente Automovilístico?

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), más de tres millones de personas se lesionan cada año en accidentes automovilísticos en Estados Unidos. Las diferentes lesiones resultantes de un accidente automovilístico pueden ser tan variadas como las circunstancias individuales de cada colisión, pero hay algunos tipos de lesiones que son más comunes que otras.

Algunas lesiones por accidentes automovilísticos pueden resolverse en cuestión de días sin ningún tipo de tratamiento médico. Las lesiones más graves, en cambio, pueden tener consecuencias permanentes y resultar en algún nivel de discapacidad física.

El tipo y la gravedad de las lesiones sufridas por los conductores y pasajeros involucrados en un accidente automovilístico dependen de factores que incluyen los siguientes:

  • ¿La persona estaba usando el cinturón de seguridad?
  • ¿El auto fue golpeado por detrás, por los lados o por el frente?
  • ¿Estaba el conductor mirando hacia adelante? ¿O estaba la cabeza o el cuerpo de la persona girada en otra dirección?
  • ¿Fue una colisión de baja o alta velocidad?
  • ¿El auto tenía bolsas de aire?

Existen dos categorías amplias de lesiones causadas por accidentes automovilísticos: (1) lesiones por impacto y (2) lesiones penetrantes. Las lesiones por impacto generalmente se producen cuando parte del cuerpo de la persona golpea alguna parte del interior del automóvil. A menudo, esto puede ser una rodilla que golpea el tablero o la cabeza que golpea el respaldo del asiento delantero o una ventana lateral. Las lesiones penetrantes incluyen cortes y rasguños. Los cristales rotos u objetos sueltos que vuelan dentro del automóvil al impactar a menudo causan este tipo de lesiones.

Lesiones de los tejidos blandos

Una lesión del tejido blando es un daño causado a los músculos, ligamentos y tendones. Este es el tipo más común de lesión resultante de un accidente automovilístico. Las lesiones de los tejidos blandos abarcan diferentes tipos de lesiones.

Una lesión tipo «latigazo» en el cuello y la parte superior de la espalda es una forma de lesión de los tejidos blandos. En ese tipo de lesión, los músculos y los ligamentos se estiran debido a los movimientos bruscos aplicados en la cabeza y el cuello en la colisión. Estos mismos mecanismos y fuerzas pueden causar lesiones de tejidos blandos en otras áreas del cuerpo, como la espalda. Los accidentes automovilísticos a menudo causan esguinces musculares en la parte media y baja de la espalda, y en ocasiones causan lesiones más graves en la espalda debido a la fuerza de impacto contra la columna vertebral.

Rasguños y cortes

En una colisión de automóviles, cualquier objeto suelto dentro del automóvil se convierte inmediatamente en un proyectil arrojado en el interior del automóvil. Dichos objetos incluyen teléfonos celulares, tazas de café, lentes, carteras, libros, sistemas de GPS montados en el tablero, etc. Si alguno de estos elementos golpea su cuerpo, pueden cortar su piel fácilmente o causar otras lesiones.

A veces, estos rasguños y cortes son relativamente menores y no requieren tratamiento médico. Las lesiones más graves pueden provocar la pérdida de sangre y pueden requerir puntos de sutura.

También pueden producirse cortes o rasguños si su bolsa de aire se despliega durante la colisión.

Lesiones en la cabeza

Las lesiones en la cabeza pueden ser de diferentes tipos, algunas relativamente menores y otras bastante graves. El freno o cambio de dirección inesperados de un automóvil a menudo hace que los pasajeros del automóvil experimenten movimientos repentinos y poco naturales. Esto puede causar distensiones musculares en el cuello y la espalda (como se explicó anteriormente). Pero la cabeza en sí también puede lesionarse. El impacto con una ventana lateral o con el volante puede causar rasguños y moretones en la cabeza, o incluso laceraciones más profundas. Impactos de colisión más severos pueden causar un traumatismo craneal o cerebral cerrado. En esa situación, el líquido y/o el tejido dentro del cráneo se dañan debido al movimiento repentino o al impacto de la cabeza sin que haya heridas visibles a simple vista. Las lesiones cerradas menos graves a menudo causan conmociones cerebrales, mientras que los impactos más graves pueden causar daño cerebral permanente e incluso la muerte.

Lesiones en el pecho

Las lesiones en el pecho también son comunes en un accidente automovilístico. Estas lesiones generalmente toman la forma de contusiones o moretones, pero pueden ser más graves, como costillas rotas o lesiones internas. Los conductores a menudo experimentan lesiones en el pecho debido a su posición detrás del volante, lo que permite muy poca libertad de movimiento antes de que el pecho choque con el volante. Si el cuerpo de una persona es arrojado hacia adelante en una colisión, aun cuando no impacte con el volante o el tablero, el área del pecho puede experimentar alta presión por el cinturón de seguridad, lo que puede causar moretones graves.

Lesiones en brazos y piernas

Las mismas fuerzas que inesperadamente lanzan la cabeza de una persona fuera del auto actúan de manera similar en brazos y piernas. Si su automóvil sufre un impacto lateral, sus brazos y piernas podrían ser presionados fuertemente contra la puerta. Si viaja como pasajero, sus piernas (por lo general) tendrán muy poco espacio para moverse. Los accidentes automovilísticos a menudo hacen que las rodillas de un ocupante golpeen el tablero o los asientos que se encuentran frente a ellos. Dependiendo de la naturaleza de la colisión, las lesiones en los brazos y piernas pueden ser meras contusiones o rasguños, pero pueden producirse esguinces e incluso roturas.


Tenga en cuenta que algunas lesiones no son evidentes después de un accidente de auto. Dependiendo de la naturaleza de la lesión, puede tomar días, semanas o incluso meses para que aparezcan los síntomas. Por lo tanto, si usted sufre accidente automovilístico, es mejor buscar tratamiento médico incluso por la más mínima incomodidad o indicio temprano de lesión.

Deja un comentario