Diferencias entre Difamación y Calumnia (Libel vs. Slander)

En Estados Unidos, la difamación y la calumnia son consideradas dos tipos distintos de declaraciones difamatorias. Por un lado, la difamación se trata de una declaración difamatoria escrita, mientras que la calumnia es una declaración difamatoria oral.

¿Dónde podría encontrar declaraciones potencialmente difamatorias?

Antes de revisar algunos ejemplos de declaraciones potencialmente difamatorias, primero conoceremos acerca de los lugares en dónde se podrían encontrar dichas declaraciones. Hoy en día, los lugares en los que más comúnmente se hacen declaraciones posiblemente difamatorias, es decir, escritas, son:

  • Editoriales de periódicos locales.
  • Comentarios públicos en los sitios web de los medios de comunicación (periódicos o revistas).
  • Entradas de blog.
  • Comentarios a las publicaciones de un blog.
  • Salas de chat de internet.

En realidad, no verá demasiados comentarios potencialmente difamatorios en editoriales, ya que los editores suelen ser muy cuidadosos con la información que manejan. Es en el Internet en donde las personas pueden tener problemas con la difamación. Si bien algunos sitios web revisan sus publicaciones en busca de contenido peligroso o ilegal, los sistemas de detección no están diseñados para examinar en detalle cada una de las publicaciones.

Recuerde que la calumnia es una declaración difamatoria oral, por lo que estas declaraciones se pueden hacer en cualquier lugar y ante cualquier persona, siempre y cuando se trate de un tercero, es decir, alguien que no sea la persona que supuestamente está siendo difamada. Si le dice a su mejor amigo algo difamatorio sobre la persona X, la persona X podría demandarlo por difamación si ésta pudiera demostrar que se le ocasionó un daño como resultado de su declaración.

Ejemplos de difamación y calumnia

Veamos algunos ejemplos de lo que podría ser la difamación. Digamos que usted publicó un comentario en el blog de alguien que dice que el autor del blog recibió una baja deshonrosa (baja azul) del Ejército. Eso ciertamente suena como una declaración difamatoria de resultar falsa. Recuerde que la verdad es la defensa absoluta contra la difamación y la calumnia.

Pero, ¿qué sucede si el autor del blog es un conocido activista radical antiguerra y antigubernamental a quien no le importa si la gente piensa que tuvo una baja deshonrosa del Ejército (incluso si no fuera verdad)? En ese caso, es posible que a sus seguidores simplemente no les importe y que la publicación no sea considerada difamatoria.

Otro ejemplo es cuando alguien dice o escribe que una persona actuó de manera no ética o deshonesta, incluso si la conducta de la persona no constituye un delito. Digamos que usted escribe un comentario a un artículo de una revista en su sitio web acusando falsamente al autor del artículo de pagar para obtener una entrevista. Los periodistas de mejor reputación no pagan para obtener entrevistas. Tampoco es un delito pagar por una entrevista, pero se considera poco ético. Dado que la declaración fue falsa, es muy probable que sea difamatoria.

Veamos un ejemplo de cómo una declaración que ni siquiera involucra un comportamiento no ético o deshonesto puede ser difamatoria. Supongamos que usted le dijo a un grupo de compañeros de trabajo que otro compañero se emborrachó en un juego de béisbol profesional y fue expulsado del estadio. Si eso no sucedió, esa declaración podría ser muy difamatoria. Si esta declaración llegara al jefe del compañero de trabajo y él no tolerara tal conducta, el trabajo de su compañero podría estar en peligro. Su compañero de trabajo podría no recibir un aumento de sueldo o incluso podría ser despedido.

¿Puede una declaración de hecho calificada ser difamatoria?

Digamos que usted escribe o comenta con algunas personas lo siguiente: «Creo que Roger me robó $500 dólares la semana pasada». Esto parece más una opinión que una declaración de hecho; recuerde que una opinión no puede ser difamatoria. Después de todo, lo calificó diciendo «[…] creo que Roger robó el dinero» y las declaraciones difamatorias deben ser declaraciones de hecho.

Desafortunadamente, decir o escribir «creo que» no basta para convertir automáticamente una declaración de hecho en una opinión. Si está hablando con personas que confían en usted y le creen (porque saben que no bromea), es muy probable que crean que Roger le robó el dinero. Por lo tanto, si Roger no le robó dinero, usted ha calumniado a Roger.

Esto se debe a que un jurado será instruido para que examine la declaración presuntamente difamatoria en la totalidad de las circunstancias en que se dijo o escribió para determinar si una supuesta declaración de opinión es de hecho difamatoria. Según la ley, una declaración de hecho en un contexto puede considerarse como una declaración de opinión en otro contexto.

Deja un comentario