Custodia y tutela de adultos.

Las personas que ostentan una custodia tienen la autoridad y la responsabilidad, por orden judicial, de administrar los asuntos de quienes ya no pueden tomar sus propias decisiones sobre sus finanzas o la atención de su salud. Si la persona incapacitada planificó con antelación y firmó poderes notariales duraderos con estos fines, esa persona no necesitará un custodio porque la persona nombrada en esos documentos puede hacerse cargo. Sin embargo, si no se ha hecho ninguna planificación – una situación común – entonces los miembros de la familia deben pedir a un tribunal que nombre un custodio un tutor.

Custodia vs. Tutela de Adultos.

En algunos estados, las custodias se llaman tutelas de adultos, sin embargo, los términos significan más o menos lo mismo. Por el resto de este artículo, usaremos el término «custodia» (conservatorship) para referirnos a las tutelas de adultos y a la figura de mismo nombre (custodia).

Si un tribunal designa a alguien para que se encargue de los asuntos financieros de otra persona, esa persona suele llamarse «custodio del patrimonio», mientras que la persona encargada de las decisiones médicas y personales es un «custodio de la persona». Una persona incapacitada puede necesitar sólo un tipo de representante, o ambos. Se puede designar a la misma persona para que asuma ambos trabajos. Ambos tipos de custodios son supervisados por un tribunal y son responsables ante él.

Generalmente, las custodias se establecen para personas que están en coma, sufren de enfermedades como Alzheimer avanzado, o tienen otras enfermedades o lesiones graves.

Ventajas y desventajas de una custodia.

Las custodias son largas y costosas, a menudo requieren audiencias judiciales así como la asistencia continua de un abogado. El papeleo también puede ser una molestia, porque el conservador debe mantener registros detallados y archivar los papeles del tribunal de forma regular.

Todos los procedimientos y documentos judiciales son del dominio público, lo que puede ser una intrusión inoportuna para alguien que valora la independencia y su privacidad.

Los custodios están sujetos a la supervisión de los tribunales, lo que constituye una poderosa salvaguardia para los bienes de un adulto incapacitado. Para evitar que los conservadores administren mal la propiedad o se aprovechen de otra manera de las personas a las que ayudan, la mayoría de los tribunales exigen a los custodios que presenten informes periódicos en los que se detallen sus acciones. Muchos tribunales también exigen que el conservador pida permiso antes de tomar decisiones importantes, como la venta de bienes inmuebles (para un tutor financiero) o la terminación del soporte vital (para un custodio personal).

Además, un custodio financiero debe a menudo depositar una fianza (una especie de póliza de seguro que protege el patrimonio de la persona protegida de un mal manejo). Las primas de la fianza se pagan con los activos del protegido y representan un gasto innecesario si el custodio es competente y confiable.

Sin embargo, en ocasiones, un custodio administrará mal los activos de la persona protegida o tomará malas decisiones sobre el cuidado de la salud de la persona protegida. Aunque cada estado tiene reglas y procedimientos diseñados para prevenir esos abusos, pocos tienen los recursos para vigilar a los custodios y hacer un seguimiento si detectan problemas. Muchos casos de incompetencia o maltrato pasan desapercibidos.

Evitando una Custodia o Guardia

La mejor manera de evitar una tutela es que una persona mayor prepare poderes notariales duraderos antes de que ocurra una crisis de salud. De esa manera, alguien elegido personalmente podrá intervenir para tomar decisiones financieras y médicas si es necesario.

El proceso ante los tribunales.

Cualquier persona – incluyendo la persona propuesta como custodio, miembros de la familia y amigos – puede objetar a la tutela en general, o a la elección específica de conservador. Alguien que quiera bloquear una tutela debe presentar los papeles en la corte, informar a todas las partes interesadas (el custodio propuesto, los miembros de la familia y posiblemente amigos cercanos) y asistir a una audiencia legal.

Cuando alguien comienza un procedimiento de tutela, un juez debe escuchar las pruebas sobre la capacidad mental de la persona. Si el juez concluye que es necesario un conservador, nombrará uno, comúnmente, el cónyuge o un hijo adulto.
Es raro, pero a veces varios miembros de la familia o amigos pueden competir por el trabajo. Si eso ocurre, el juez sigue las preferencias establecidas por la ley estatal. La mayoría de los estados dan preferencia al cónyuge, pareja de hecho registrada, hijos adultos, hermanos adultos u otros parientes consanguíneos de la persona protegida. Pero si un juez piensa que otra persona es la mejor para el trabajo puede elegir a esa persona.

Sin pruebas sólidas de lo que la persona protegida hubiera querido, es poco probable que se nombre a un no-pariente como guardián si un pariente está disponible para servir. Debido a esto, los procedimientos de curaduría pueden causar un gran dolor si un pariente lejano es elegido como curador en lugar de un compañero o amigo cercano de la persona protegida. Si no hay nadie adecuado disponible para servir como custodio, el juez puede nombrar un conservador público u otro profesional.

¿Cómo se compensa a los custodios?

Los custodios son reembolsados por los gastos relacionados con su puesto y pagados por sus servicios con los bienes de la persona que están cuidando. Los pagos deben ser «razonables» a los ojos de un tribunal. Por lo general, los pagos sólo se efectúan a los custodios profesionales o públicos, pero un miembro de la familia que haya sido nombrado custodio también puede solicitar una indemnización mediante una solicitud al tribunal.

Apoyo financiero para alguien bajo una tutela.

Un tutor no está obligado a apoyar a la persona protegida, sólo a administrar sus bienes y a tomar decisiones personales por ella. Un tutor financiero tiene la responsabilidad de buscar todos los beneficios financieros y la cobertura para los que la persona protegida pueda calificar. Estos beneficios pueden incluir Seguro Social, seguro médico, beneficios de la Administración de Veteranos, beneficios de pensión y de jubilación, beneficios de discapacidad, asistencia pública y Seguridad de Ingreso Suplementario. Cuando es necesario, los familiares cercanos (incluido el custodio) a menudo usan su propio dinero para ayudar a mantener a la persona protegida.

Terminando una guarda o tutela.

Un guardador debe actuar hasta que el tribunal emita una orden que ponga fin a esta responsabilidad. Esto normalmente ocurre cuando:

  • La persona protegida muere.
  • La persona protegida ya no requiere del servicio.
  • En el caso de una tutela financiera, los activos de la persona protegida se agotan, o
  • El custodio dimite o ya no puede ocuparse de las responsabilidades. En esta situación, la tutela en sí no termina, pues alguien más se hace cargo a partir de ese momento.

Deja un comentario