¿Cómo puede un arrendador revisar el historial crediticio de un posible inquilino?

Una de las preocupaciones más grandes a la hora de arrendar un inmueble de manera directa radica en a quién le estamos arrendando. ¿Es una persona con buenos hábitos de pago? ¿Paga a tiempo sus facturas? O por el contrario, es una persona con un historial de crédito deplorable.   

En Estados Unidos existen agencias privadas que recopilan y venden información sobre el historial de pago de los consumidores. Para muchos arrendadores esta es una forma confiable de verificar el historial de crédito de un posible inquilino y tener una expectativa de que tan confiables y puntuales serán los pagos de las mensualidades.  

¿Qué buscar en el informe de crédito de un inquilino? 

Un informe de crédito contiene casi toda la información que va a necesitar. Puede averiguar, por ejemplo, si una persona en particular se ha declarado en bancarrota o tiene como costumbre retrasarse en sus pagos o incluso no pagar sus alquileres o facturas. Puede consultar si recientemente ha adquirido créditos grandes cuyas cuotas dificultaran el pago de la renta de un inmueble. Asimismo, puede consultar si su posible inquilino ha sido condenado por un delito o, en muchos estados, si ha sido arrestado, desalojado o está involucrado en otro tipo de demanda, como un reclamo por lesiones personales. 

También podrá darse cuenta si es una persona con un historial crediticio positivo y extenso, es decir, un posible inquilino que de hecho sabe cómo administrar su dinero y sus deudas. La información en los informes de crédito cubre los últimos siete a diez años. 

Si solicitó un informe crediticio completo también podrá ver el puntaje crediticio de su posible inquilino, puntajes entre 650 y 800 indican que es una persona con excelentes hábitos de pago y puntuales. Puntajes entre 300 y 600 le indicaran que este posible inquilino suele pagar tarde sus obligaciones o incluso no pagar en absoluto. 

¿Qué información necesita para solicitar un informe crediticio? 

Los requisitos que la agencia solicitara para realizar el estudio son: 

  • Nombre completo del posible inquilino. 
  • Dirección de su residencia actual.
  • Número de seguro social o ITIN.
  • Autorización firmada por parte del posible inquilino para la consulta en centrales de riesgo crediticio.

Usted puede encontrar estos datos en el formulario de arrendamiento de su posible inquilino y la cita para la entrega de los documentos es el momento ideal para solicitar la autorización a la consulta en centrales de riesgo crediticio 

¿Dónde obtener el informe de crédito del inquilino? 

Para obtener información sobre agencias de consulta de crédito puede consultar páginas como Equifax, TransUnion o Experian, entre muchas otras. Busque una compañía que opere en su área, con experiencia en el mercado y que le proporcione un informe de crédito que sea claro e informativo. Usualmente estas páginas no cobran más de $40 dólares por consulta. 

Cobro de tarifas de verificación de crédito a inquilinos. 

En la mayoría de los estados de Estados Unidos, es legal cobrar a los posibles inquilinos una tarifa por el costo del informe de crédito. Cualquier tarifa de verificación de crédito debe estar razonablemente relacionada con el costo de la verificación de crédito; de $30 a $50 dólares es un precio razonable. California tiene una tarifa máxima de evaluación y exige que los propietarios proporcionen un recibo detallado al aceptar una tarifa de verificación de crédito.  

Asegúrese de que los posibles inquilinos conozcan el monto y el propósito de la tarifa de verificación de crédito y comprendan que esta tarifa no es un depósito y no garantiza que obtendrán el alquiler. 

Otro punto para tener en cuenta es la cantidad de posibles inquilinos y solicitantes. Sería prudente no aceptar tarifas de todos. En su lugar, lea primero las solicitudes y verifique el crédito solo de aquellos que sean prospectos seguros. De esa manera, no perderá su tiempo (y el dinero de los posibles inquilinos) recaudando tarifas de solicitantes no calificados. 

Tenga en cuenta que es ilegal cobrar una tarifa de verificación de crédito si no lo utiliza para el propósito establecido. Devuelva el monto de cualquier tarifa de verificación de crédito que no use para ese propósito. 

¿Pueden los inquilinos proporcionar una copia de su propio informe de crédito? 

Es común que usted no sea la primera o única opción de su inquilino y que además de usted esté negociando con otros propietarios el alquiler de algún inmueble. En ese caso es probable que el inquilino ya haya pagado por otras consultas crediticias y sea costoso para él pagar otras. El inquilino puede solicitar su propio historial de crédito y llevarlo a su cita, sin embargo, la ley federal no exige que los propietarios acepten la copia de un solicitante, es decir, usted puede exigir a los solicitantes que paguen una tarifa de verificación de crédito para que pueda consultar y presentar un nuevo informe.  

Wisconsin es una excepción: la ley estatal en Wisconsin prohíbe a los propietarios cobrar por un informe de crédito si el solicitante ofrece uno de una agencia de informes del consumidor y el informe tiene menos de 30 días de antigüedad.  

¿Puedo rechazar a un inquilino por un historial crediticio negativo? 

Si decide no alquilar a alguien debido a información negativa en un informe de crédito, o le cobra a alguien una renta más alta debido a dicha información, debe darle al posible inquilino el nombre y la dirección de la agencia que informó la información negativa. También debe decirle a la persona que tiene derecho a obtener una copia del archivo de la agencia que informó la información negativa, solicitándola dentro de los 60 días posteriores a la notificación de su rechazo.  

Para tener en cuenta. 

Usted es legalmente libre para verificar los informes de crédito de los inquilinos y usar esta información al realizar la selección, siempre y cuando no discrimine al hacerlo. Por ejemplo, solo solicitando informes de crédito de ciertos inquilinos o estableciendo arbitrariamente estándares más estrictos para alquilar a un inquilino que sea miembro de una minoría racial o étnica.   

Deja un comentario