Lesiones tardías tras un accidente automovilístico ¿Aún puedo reclamar?

Las lesiones por accidentes vehiculares pueden aparecer incluso años después del suceso que le ocasiono la lesión.

Cuando una persona sufre un accidente donde hay mucha fuerza involucrada las lesiones son evidente y es más sencillo aclarar la responsabilidad. Sin embargo, cuando se trata de un accidente menor donde aparentemente salió ileso y no notó ninguna lesión, lo usal es dejarlo pasar sin generar ningún reclamo. Tiempo después lesiones pueden aparecen y usted necesitará ayuda para aprender cómo vincular las lesiones al suceso.

Los accidentes son situaciones “emocionantes”.

Se dice que los accidentes son emocionantes, pero no en el sentido emocional de la palabra, sino más bien desde una perspectiva fisiológica. Al sufrir un accidente o una lesión, el cuerpo segrega sustancias de supervivencia (adrenalina y endorfinas) para permitirle responder ante el estímulo e incluso bloquear el dolor. Es por esto que muchas personas sufren accidentes y de primera mano parecen no estar lesionadas. Sin embargo, en cuanto la persona se relaja, el cuerpo comienza a mostrar su realidad.

La mayoría de los accidentes automovilísticos crean un nivel de emoción similar al descrito arriba. Su cuerpo generará adrenalina y endorfinas, lo que significa que siente una mayor energía y (posiblemente) una falta de dolor. El hecho de que se sienta bien inmediatamente después de un accidente no significa necesariamente que usted esté bien. Una vez que desaparece la liberación de esos químicos, el dolor de las lesiones comenzará a dejarse sentir.

Lesiones de los tejidos blandos.

Una lesión de tejidos blandos se refiere al daño causado a otras partes del cuerpo que no sean los huesos. Los músculos, tendones y ligamentos se consideran «tejidos blandos».

En un accidente automovilístico los conductores y pasajeros a menudo se detienen repentinamente durante el choque junto con el vehículo; o pueden ser arrojados dentro o fuera del vehículo. Esto pone mucho presión en las articulaciones y otras áreas vulnerables del cuerpo.

Quizás el tipo más común de lesiones de tejidos blandos es el «latigazo cervical». Esto se refiere a una lesión en los músculos del cuello cuando la cabeza es lanzada repentinamente y con fuerza hacia adelante y después hacia atrás.

Las lesiones de los tejidos blandos suelen provocar dolor, hinchazón y movilidad reducida, pero estos síntomas pueden no aparecer de inmediato. Pueden tomar días o incluso semanas, para manifestarse. Además, las lesiones de tejidos blandos no son visibles en una radiografía. Esto las hace más difíciles de diagnosticar y documentar. Obtener el tratamiento médico adecuado es el primer paso clave, incluso antes del primer signo de dolor o malestar.

Conmociones cerebrales después de un accidente automovilístico.

Su cerebro está bien protegido por su cráneo y los fluidos dentro de este. Sin embargo, si se golpea la cabeza o su cuerpo sufre una sacudida violenta, su cerebro puede golpear contra interior del cráneo con gran fuerza. Si esto sucede durante el transcurso de un accidente automovilístico, puede sufrir una conmoción cerebral (traumatismo craneoencefálico).

Estas lesiones pueden ser muy graves y los síntomas no siempre aparecen de inmediato. A veces, los síntomas son muy obvios (como desorientación o incluso pérdida de conciencia), pero también pueden ser mucho más sutiles, por ejemplo:

  • Pensamiento nublado,
  • falta de concentración,
  • dificultad para recordar nueva información,
  • dolor de cabeza,
  • visión borrosa,
  • náuseas,
  • mareos,
  • falta de energía,
  • patrones de sueño anormales, etc.

Si presenta alguno de estos síntomas después de un accidente automovilístico, puede tener una conmoción cerebral y debe buscar atención médica inmediata.

Visita al médico posterior al accidente.

Después de un accidente automovilístico, debe consultar a un médico si siente algún grado de dolor o incomodidad. Incluso es una buena idea que lo revisen a pesar de sentirse bien. Su médico estará en la mejor posición para determinar si sufrió lesiones graves indetectables en ese momento, durante el accidente. Su médico también puede aconsejarle sobre el control de los posibles síntomas de lesiones, incluidas las señales de alerta que debe tener en cuenta.

Si termina presentando algún tipo de reclamo por lesiones después del accidente, es crucial poder documentar que usted buscó tratamiento médico dentro de un lapso de tiempo razonable. Si espera demasiado para ver a un médico, el ajustador de seguros argumentará que no podría haberse lastimado tanto durante el accidente.

No lo tome a la ligera.

Después de un accidente automovilístico, la compañía de seguros del otro conductor puede contactarlo e intentar que firme una carta de liberación de responsabilidad. Ésta, como su nombre lo indica, le impediría demandar o presentar un reclamo. La compañía de seguros podría incluso ofrecerle una suma de dinero a cambio de que firme la carta de liberación de responsabilidades.

Usted debería esperar hasta que un profesional médico lo haya evaluado por completo antes de firmar cualquier documento. También debe esperar lo suficiente para asegurarse de que todas las lesiones del accidente se hayan manifestado por completo. Su médico puede ayudarlo a determinar cuánto tiempo tomará esto. Si firma un comunicado y posteriormente aparece una lesión, usted no podrá reclamarle a la compañía de seguros y pedirle que pague su tratamiento médico. Usted renuncia a su derecho legal de perseguir esa compensación cuando firma la carta.

Si ha sufrido lesiones importantes después de un accidente automovilístico, o simplemente quiere asegurarse de que el proceso de reclamos se realice sin problemas, le recomendamos hablar con un abogado experto en el tema en su área.

Deja un comentario