Mi jefe me grita, ¿Puedo demandar por ambiente de trabajo hostil?

Pregunta: Trabajo para una empresa de software. Nuestro gerente es un verdadero imbécil. A menudo nos grita a mis compañeros de trabajo y a mí, diciéndonos que trabajemos más rápido o que dejemos de cometer errores en nuestro papeleo de seguimiento. Si uno de nosotros se levanta para ir al baño o tomar un descanso, grita que la compañía no nos está pagando para que nos vayamos.

La semana pasada, nos llamó a todos a una reunión solo para reprendernos durante 20 minutos. Tenía la cara roja y estaba maldiciendo, diciéndonos que no habíamos alcanzado nuestros números en el último mes y que mejor pusiéramos en marcha nuestros «traseros» flojos. Me resulta muy estresante ir a trabajar en estos días. ¿Podemos mis compañeros de trabajo y yo demandar a la empresa por hostigamiento hostil en el entorno laboral?

Respuesta: Su entorno de trabajo suena bastante hostil. Desafortunadamente para usted, sin embargo, no parece que cumpla con la definición legal de acoso laboral.

Para demandar a su empleador por acoso bajo una teoría hostil del entorno laboral, debe demostrar que fue sometido a una conducta ofensiva y desagradable que fue tan severa o dominante que afectó los términos y condiciones de su empleo. Que le griten todo el día podría ser suficiente para cumplir con esta parte de la prueba. Sin embargo, también debe probar que el acoso se basó en una característica protegida, como su raza o género. Aquí es donde su reclamo legal se quedaría corto.

Legalmente hablando, el acoso es una forma de discriminación. Es ilegal solo si se basa en una de las características protegidas por las leyes antidiscriminatorias federales o estatales. Según la ley federal, estas características incluyen raza, color, nacionalidad, género, embarazo, religión, discapacidad, edad (mayores de 40) e información genética. La ley estatal a menudo protege rasgos adicionales, como la identidad de género, el estado civil y la orientación sexual.

Si su jefe señalara solo a mujeres o latinos al gritarles, eso podría constituir acoso. Sin embargo, un jefe que les grita a todos, lo que podríamos llamar un «acosador de igualdad de oportunidades», no discrimina a un grupo en particular. Ser un imbécil no es ilegal. El comportamiento inapropiado en el lugar de trabajo cruza la línea del acoso solo si se basa en un rasgo protegido.

Por supuesto, el hecho de que el comportamiento de su jefe no sea ilegal no significa que sea apropiado. Es posible que desee considerar hablar con su representante de recursos humanos o un gerente de nivel superior sobre la conducta de su jefe. Si algunos de sus compañeros de trabajo están dispuestos a unirse a usted para quejarse, mucho mejor. Es posible que la compañía no sepa cuán opresivo se ha vuelto su lugar de trabajo y tenga interés en retener a sus empleados. Puede descubrir que la compañía está dispuesta a intervenir y tomar medidas para componer la situación.

Sin embargo, dependiendo de su estado, su empleador puede estar violando las leyes de salarios y horas. En varios estados, los empleados tienen derecho a períodos de comida o descansos una vez que hayan trabajado un cierto número de horas.

Deja un comentario