¿Se deben informar los accidentes menores de vehículos?

Conozca cuándo usted está legal o contractualmente obligado a informar un accidente automotriz.

Algunos de los accidentes automovilísticos más comunes son “colisiones menores” que no implican lesiones. Estos accidentes pueden ocurrir en los estacionamientos cuando los automóviles retroceden de los espacios de estacionamiento, o cuando conducen en una intersección e intentan detenerse en una luz roja. Tal vez incluso, calculó mal su distancia de frenado y golpeó el parachoques trasero del automóvil que tenía delante.

Con frecuencia, estos accidentes no causan lesiones a los conductores o pasajeros. Sin embargo, las colisiones aún pueden causar daños menores a bienes ajenos (los automóviles), ya sea un parachoques o guardabarros abollados, o rasguños y arañazos en la pintura.

En esas situaciones, a menudo surge la pregunta: «¿Tengo que informar este tipo de accidente?». Hay dos entidades a las que puede informar el accidente, y se aplican diferentes consideraciones a cada una. Sigue leyendo para aprender más.

¿Necesita informar el accidente a la policía?

La respuesta a esta pregunta depende en gran medida no solo de los hechos y circunstancias del accidente en particular, sino también del estado en el que vive.

Muchos estados requieren que informe cualquier accidente que implique una lesión. Incluso para accidentes que involucran solo daños a vehículos, algunos estados requieren que los conductores informen el accidente si el daño supera una cierta cantidad, generalmente entre $1,000 o $2,500 dólares.

En la escena del accidente, una de las cosas más importantes es intercambiar información de contacto con el otro conductor y también obtener la información de su seguro. Cada estado requiere que los conductores intercambien este tipo de información si han estado involucrados en un accidente.

Si el otro conductor no coopera, o si tiene razones para creer que el otro conductor no tiene seguro, debe solicitar la participación de la policía en la escena del accidente para ayudarlo a obtener esta información. Dependiendo de la ubicación del accidente, la agencia encargada de aplicar la ley podría ser la policía municipal, el sheriff del condado o la patrulla de caminos.

Incluso si el otro conductor es cooperativo, puede haber una disputa de buena fe entre usted y el otro conductor sobre la causa del accidente. En ese caso, también es una buena idea solicitar asistencia policial. Esto le dará al oficial investigador la oportunidad de grabar entrevistas con conductores y testigos, y también le permitirá registrar evidencia física circunstancial en la escena, como marcas de deslizamiento o escombros.

Otra razón para contactar a la policía en el momento del accidente es debido a posibles lesiones. En la escena del accidente, o inmediatamente después, puede creer que no resultó herido. También puede haberle dicho lo mismo el otro conductor. Sin embargo, muchas lesiones no se hacen evidentes hasta días o semanas después del accidente. Si no contacta de inmediato a la policía para denunciar el accidente, y descubre en una fecha posterior que realmente se lesionó, el otro conductor podría tomar la posición de que el accidente nunca ocurrió. Sin una investigación policial del accidente, es solo su palabra contra la del otro conductor.

Si el accidente ocurre durante un clima inclemente, en su llamada al 911 o a la policía local podría ser informado que si no hay lesionados involucradas el personal de la policía local podría no responder a la escena de su accidente debido a otras emergencias causadas por las condiciones climáticas. En esa situación, las tiendas de conveniencia o estaciones de servicio cercanas a menudo tienen formularios de informe de accidentes que usted y el otro conductor pueden completar y luego enviar por correo a la agencia local encargada de aplicar la ley.

Informar de un accidente a su compañía de seguros.

Las personas que están involucradas en colisiones menores a menudo tratan de evitar reportar este tipo de accidentes a sus compañías de seguros por dos razones:

  1. El conductor supone que sus tarifas de seguro aumentarán y/o
  2. El conductor supone que las cosas simplemente pueden «resolverse» con el otro conductor sin involucrar a las compañías de seguros.

Es importante comprender que cada póliza de seguro de automóvil dentro de Estados Unidos requiere que los asegurados informen inmediatamente cualquier accidente en el que estén involucrados. No informar un accidente a su compañía de seguros puede ocasionar complicaciones o sanciones importantes en el futuro.

Supongamos que está de acuerdo con el otro conductor en la escena del accidente de que simplemente “resolverá las cosas” y no presentará reclamos de seguro (lo cual es una mala idea, evidentemente). ¿Qué sucederá si el otro conductor llega a casa y se da cuenta de que el daño fue más severo de lo que creyó?, ¿o tal vez más tarde aparecen lesiones que no fueron obvias al momento del accidente?

Si, después de varias semanas o meses, el otro conductor presenta un reclamo por daños inadvertidos en el vehículo, o por lesiones que han surgido, su compañía de seguros podría negarle cierta protección porque no informó de inmediato el accidente. Por lo tanto, su intento de evitar un posible aumento en sus primas de seguro puede resultar en pérdidas monetarias aún mayores en el futuro.

El único momento en que podría ser razonable evitar informar un accidente a la compañía de seguros es si el accidente ocurre en su vehículo, en su propiedad, no hay lesiones involucradas y el único daño es en la propiedad que posee. Digamos que retrocedió hacia la puerta del garaje o raspó una cerca al lado de su camino de entrada. En esa situación, no hay disputa con otra persona sobre la culpa del accidente, y no hay posibilidad de una disputa sobre el costo de las reparaciones.

Deja un comentario