¿Cuánto puede ganar en un caso por salario u horas extras no pagados?

Conozca qué tipos de compensaciones puede ganar si su caso de salario u horas extras tiene éxito.

Su empleador debe pagarle a su tasa regular de pago por todas las horas que no sean horas extras que usted trabaje. Y, si usted trabaja horas extras, su empleador debe pagarle a la tasa de prima de horas extras por ellas. Si su empleador le debe por concepto de pago regular o de horas extras, puede recuperar los salarios no pagados, los intereses sobre el monto no pagado y, en algunas circunstancias, las multas que la ley exige que el empleador pague.

Salario mínimo.

Los empleadores deben pagar a sus empleados por lo menos el salario mínimo. Los trabajadores deben recibir al menos el salario mínimo federal, o el salario mínimo estatal o local si alguno de estos es superior al salario mínimo federal. Por supuesto, si un empleador y un empleado se ponen de acuerdo sobre una tasa que es más alta que el salario mínimo (típicamente en un contrato de trabajo o una carta de oferta), el empleador debe pagar esa tasa.

Cuando un empleador no paga a un trabajador el salario mínimo aplicable o el salario acordado por todas las horas trabajadas, el empleado tiene un potencial reclamo legal por daños y perjuicios contra su empleador. Para recuperar los salarios no percibidos, el trabajador puede entablar una demanda judicial o presentar un reclamo administrativo ante el departamento de trabajo de su estado.

Horas extras.

Si usted trabaja horas extras, tiene derecho a un pago más alto que su salario por hora regular. En la mayoría de los casos, la tasa de horas extras es «tiempo y medio» (150% de su tasa regular). Bajo la ley federal, un empleado que trabaja más de 40 horas en una semana de trabajo tiene derecho a que se le paguen esas horas extras.

Cuando su empleador no paga la prima por horas extras, usted puede tener una demanda legal que puede presentar contra su empleador.

Daños.

La cantidad de dinero que puede recuperar en su reclamo salarial o en una demanda contra un empleador se llama «daños y perjuicios». Los daños y perjuicios que puede ganar si tiene éxito en su acción contra su empleador se dividen en varias categorías diferentes, que se describen a continuación.

Salarios no percibidos.

Primero, tendrá derecho a sus salarios no pagados. El trabajador que tenga éxito en una demanda salarial que sea o no sea llevada a juicio, recibirá el importe de los salarios que el empleador no le haya pagado. Esto incluye cualquier prima por horas extras que no haya sido pagada también. Si su empleador le pagó en tasa regular por horas extras, se le otorgará la diferencia entre el salario regular que se le pagó y la prima por horas extras que se le debió haber pagado.

Intereses.

En segundo lugar, tendrá derecho a que se le concedan intereses sobre los salarios no pagados a una tasa establecida por la ley. Las leyes estatales fijan esta tasa de interés para los salarios no pagados o las horas extras debidas. Algunas veces en lugar de los intereses, podrá recuperar una suma llamada «daños y perjuicios». (En virtud de las leyes federales sobre salarios, los daños y perjuicios son una cantidad de dinero fijada por adelantado por la ley y que se concede a los empleados en lugar de los intereses). Si su empleador actuó «voluntariamente», es decir, no de buena fe, es posible que le ordenen pagar el doble de los salarios no pagados o de los daños y perjuicios, dependiendo de la ley federal.

Penalidades.

Muchas leyes estatales exigen que los empleadores paguen penalidades de algún tipo además de los salarios no pagados que se deben. Por ejemplo, la ley de California requiere que el empleador penalizado pague una multa por «tiempo de espera» equivalente a 30 días de los salarios no percibidos del trabajador.

Honorarios del abogado.

Su empleador también tiene que pagar los honorarios de su abogado si gana su caso de salario u horas extras, junto con los costos de haber perseguido el caso.

Haga valer sus derechos.

Puede parecer sencillo demandar a su empleador por salarios no percibidos. Si su reclamo salarial es simple y relativamente pequeño, es posible que usted pueda proseguir con esta por su cuenta simplemente presentando una queja ante el departamento de trabajo de su estado. Pero, si su caso es grande o complejo, tal vez quiera contratar a un abogado para que lo represente. Si no está seguro de cuál es la mejor ruta a seguir, debe hablar con un abogado laboral que pueda evaluar su caso y averiguar la mejor manera de recuperar lo que se le debe.

Deja un comentario